Entradas

Sexo, mentiras y filosofía moral

Imagen
  Ana de Miguel. Ética para Celia. Contra la doble verdad. ( Penguin Random House ) “ Vaya, nos dicen que en aquella época era imposible pensar de otro modo; pensar, por ejemplo, que las mujeres eran sujetos que deseaban tener una vida propia. Cuando dicen aquella época, se refieren tanto al siglo V a. C. como al siglo XIX.” A Nicómaco se lo dejó bien clarito su padre, el gran pensador: las mujeres no tenemos alma ni falta que nos hace porque si somos meras vasijas que albergan la vida insuflada por el varón, ¿para que habríamos de necesitar capacidad racional o moral? Ahí, donde chirrían escandalosamente las bisagras imposibles que pretenden compaginar la ontología clásica – esa que nos negó a las mujeres lo primordial, el ser – y el espejismo de una ética igualitaria que de hecho sólo nos ha dejado el “ser para otros”, justo ahí está el meollo de las sospechas que Ana de Miguel desgrana en su nuevo libro. A Celia le habla su madre, la gran filósofa, para trasla

¿Acaso no escriben las mujeres?

Imagen
  Joanna Russ . Cómo acabar con la escritura de las mujeres ( Editorial Dos Bigotes ) “ Lo que sigue no pretende ser una historia. Más bien, es el esbozo de una herramienta analítica: patrones que se repiten en las técnicas para acabar con la escritura de las mujeres.” El Premio Nacional de Narrativa ha sido concedido, en sus treinta y ocho ediciones, a dos mujeres. EL Premio Nacional de las Letras a cuatro mujeres en veintidós años. El Premio Cervantes, en veintidós años, ha sido otorgado a mujeres en tres ocasiones. ¿Qué sucede? ¿Acaso no escriben las mujeres? Habrá quien diga que, bueno, que poco a poco, que con el tiempo las cosas irán cambiando. Y no. En las últimas décadas si a pesar de un acceso igualitario a educación y a cultura en nuestro país, las mujeres que escriben no son reconocidas mediante premios literarios el motivo sólo puede ser que son mujeres. El libro de Joanna Russ Cómo acabar con la escritura de las mujeres fue publicado por primera vez en 1983. Cas

Niña punk

Imagen
  Astrid Lingren. Pippi Calzaslargas (Blackie Books) Pippi amasa galletas en el suelo de la cocina y después coge a su caballo en brazos para sacarlo al porche. No va al colegio, vive con la única compañía de un pequeño mono y su caballo e inventa datos y costumbres de otros lugares del mundo para reforzar sus argumentos o explicar por qué hace lo que hace. “ Siempre dormía con los pies sobre la almohada y la cabeza debajo de las sábanas. – Así es como duermen en Guatemala – aseguró – . Es la mejor postura para dormir. Así puedo mover los dedos de los pies incluso cuando duermo.” Su comportamiento es subversivo, desbarata a cada paso supuestas verdades que damos por hechas sobre la familia y la escuela, sobre la amistad, la moral o la muerte. Sus reacciones ponen patas arriba cualquier prejuicio acerca de la limpieza y otras costumbres y nos empuja a cuestionarnos cualidades como la fuerza y la belleza o nuestras propias actitudes hacia los animales. Pippi, la niña de pasado tr

¿Quién cuidará nuestro Jardín?

Imagen
                                                                        Alicia Puleo. Claves ecofeministas. Para rebeldes que aman la Tierra y a los animales (Plaza y Valdés) “ Al fondo de nuestro Jardín-huerto ecofeminista hay un bosque profundo. Apenas se distinguen las siluetas de los árboles, rodeados de una niebla que se hace más densa cuanto más lejos dirigimos nuestra mirada. No sabemos si es un bosque vivo y frondoso o seco y fantasmal. Es el territorio del futuro.” Un libro puede tener poco más de ciento cincuenta páginas y contener propuestas filosóficas de tal calado moral y conceptual que de ser escuchadas y llevadas a cabo, cambiarían el mundo. Hay una conexión necesaria entre la violencia patriarcal presente en todas las sociedades del mundo y la devastación ecológica planetaria actual. Hay un mismo afán de dominación en las prácticas de explotación y violencia sobre los cuerpos de las mujeres y las prácticas de explotación violenta de los entornos fí

Un aborto: crónica del horror y la belleza

Imagen
  Annie Ernaux . El acontecimiento ( Tusquets ) “ A un lado estaban las otras chicas, con sus vientres vacíos, y al otro lado me encontraba yo.” Abortar es siempre sinónimo de soledad. No importa lo arropada que puedas estar o incluso si te sientes apoyada, no cuestionada, hay una parte del proceso que se hace impronunciable, incomunicable. Tanto si es un aborto clandestino como el que relata Annie Ernaux en El acontecimiento , como si éste es practicado en una clínica legal en un país en el que abortar esté permitido por ley, finalmente todo ocurre en tu cuerpo y con tu cuerpo. Y nadie te puede acompañar en eso. “ No sabía si había estado en el límite del horror o de la belleza. Sentía orgullo.” Esta breve novela, publicada en el año 2000, es la crónica de un suceso lejano en el tiempo que sin embargo conserva la intensidad de lo inolvidable. Como es común en textos autobiográficos escritos por mujeres, se integra en el relato la reflexión de la escritora sobre su propio discur

El chantaje y el hiyab

Imagen
Najat El Hachmi . Siempre han hablado por nosotras (Destin o ) "Entonces, ¿qué ha cambiado? ¿Qué ha hecho que el péndulo regrese al velo? ”                          Mona Eltahawy. El himen y el hiyab La escritora Zoubida Boughaba publicaba hace unos días en su facebook una fotografía de un grupo de alumnas de un instituto de Alhucemas (Marruecos) en los años 70. Ni rastro de hiyab en ninguna de las cabezas. Sin embargo, si viajas a Marruecos actualmente, una mayoría aplastante de mujeres se cubren con el pañuelo en público y un porcentaje no desdeñable se tapan también los brazos y las piernas por completo incluso en verano e incluso en la playa. ¿De dónde ha surgido este retroceso? Najat El Hachmi nos lo cuenta en clave autobiográfica en este pequeño libro repleto de argumentos, desmentidos y denuncias contra posiciones reaccionarias disfrazadas de defensa del respeto a la identidad y a la diversidad. La autora confiesa que todavía ahora que e

¿Censura dicen?

Imagen
Rebecca Solnit. Los hombres me explican cosas       ( Capitan Swing ) “ La credibilidad es una herramienta de supervivencia” Nunca falta quien, ante críticas hacia productos culturales (cine, libros, música) por sus mensajes machistas o sexistas o por la ausencia de representación femenina o por su distorsión en ésta, pone el grito en el cielo alertando del riesgo de censura. Sería gracioso si no fuera tan triste. En Los hombres me explican cosas , un compendio de pequeños ensayos críticos y ácidos sobre cuestiones relativas a las mujeres y a su lugar en el mundo, Rebecca Solnit desgrana las múltiples formas en que se nos educa a las mujeres en una perpetua inseguridad sobre nuestras capacidades y a los hombres en una sobredimensionada confianza en su grandeza y poder. El famoso término mansplaining, el hecho frecuente de que un hombre explique a una mujer algo que ésta no ha preguntado o dé por hecho de antemano que sabe más que ella, incluye muchas otras fo

Las exiliadas. Autobiografías y genealogía

Imagen
Las exiliadas. Autobiografías y genealogía Más tarde, alcanzada la plena lucidez, iría a Abajo en calidad de tercera persona de la Trinidad. Creía que, por acción del sol, era andrógina, la Luna, el Espíritu Santo, una gitana, una acróbata, Leonora Carrington, y mujer. ( Leonora Carrington. Down below, 1944) Cuando te ves atrapada, desvalida tras los muros –decía tía Habiba--, sueñas con escapar. Y la magia surge cuando entiendes ese sueño y haces que las fronteras se desvanezcan. Los sueños pueden cambiar tu vida y, a la larga, el mundo. La liberación empieza con esas imágenes que danzan en tu cabecita y puedes transformar esas imágenes en palabras . ¡Y las palabras no cuestan nada!” (Fatema Mernissi. Sueños en el umbral, 1994 ) The obliterated shall be remembered (Ken Bugul. The abandoned baobab.1984) No sé ni cómo titular esta reflexión porque se me había ocurrido “El cuerpo negado, el yo exiliado” pero ese “yo” sonaba demasiado masculino. P

Hablemos de vaginas

Imagen
M iriam Al Adib . Hablemos de vaginas   ( Oberon ) “ ...los tabúes en lo referente a la sexualidad y los procesos femeninos han cambiado; diferentes, sí, pero vienen de la misma raíz: de falta de autoconocimiento mezclada con la construcción social de estereotipos donde, como siempre, se nos dice a las mujeres cómo tenemos que sentir, cómo tenemos que ser, cómo debemos comportarnos...” ¿Por qué habría que hablar de vaginas? En nuestro mundo de hoy convivimos con una hipersexualización masiva de la imagen de las niñas y las mujeres en la publicidad y en los grandes medios, convivimos con pornografía violenta y misógina accesible para cualquiera desde internet al mismo tiempo que la educación afectivo-sexual en la escuela brilla por su ausencia o si acaso se limita a unas lecciones de anatomía reduccionista que pretenden pasar asépticamente de puntillas por asuntos radicalmente imprescindibles para la formación de personas jóvenes. La ginecóloga Miriam Al Adib l